Como tener un buen día en 6 pasos

como tener un buen día

Comenzar el día bien es vital para sobrevivir a una dura jornada de trabajo y tener un buen día, sobretodo si tienes niños. Y, aunque muchas mañanas te parezca que no va a ser posible reencontrarte con tu motivación matutina, no desesperes. Es posible. Sólo tienes que seguir estos 6 sencillos pasos que yo uso casi a diario.

1º UNA BUENA DUCHA

Para mí este paso es primordial.

Lo primero que hago en cuanto suena el despertador es arrastrarme a la ducha, con la legaña pegada, con el objetivo de minimizar la visión borrosa.

Si el caso es grave, uso el arma más peligrosa que te puedas encontrar en la ducha cuando sales calentita de la cama: un buen chorro de agua fría. Con esto no hay visión borrosa que se resista.

2º ATACA LA CAFETERA

Un buen café calentito, en contraste al agua fría, es una gran terapia de choque para recobrar la energía suficiente para enfrentarte al paso más duro… ¡Qué narices me pongo!.

cafe-calentito

3º PRENDAS DE FONDO DE ARMARIO

En mi armario tengo una serie de prendas que considero básicas y que me salvan cada día: mis camisas de Biombo 13.

Son las camisas perfectas por tres razones: la primera, es que son fáciles de combinar con cualquier tipo de pantalón; en segundo lugar, la mayoría son twist (de escote reversible), por lo que en una misma camisa tienes dos; y en tercer lugar ¡No hay que plancharlas!. Ahora entendéis el término “perfectas”, ¿no?

Respecto a los zapatos, mi consejo es que evites a toda costa los tacones ya que estos días lo normal es que tus reflejos se hayan ido de vacaciones sin ti y lo más probable es que, en cuanto te despistes, tengas un traspié como si estuvieras ensayando un nuevo paso de salsa.

Busca un zapato plano, cómodo, y con un estampado divertido, que atraiga las miradas, como los que tiene Mislitas ¡Estos zapatos alegran a cualquiera!.

4º LOS COMPLEMENTOS

Este punto no es negociable. Como decía mi querido Val Kilmer en la película Escuela de Genios ¡Es un “imperativo moral”!.

Los complementos te dan un toque especial, como si todo lo que te has puesto lo hubieras maquinado durante horas, aunque tú sepas que, en realidad, lo único calculado de ese día es el ticket de la compra.

Para los días más drásticos yo saco la artillería pesada y elijo complementos con un toque extra de color, que nunca viene mal.

Y si lo tuyo no son las explosiones de color, basta con un colgante sencillo sobre una cadena cortita que simplemente te dé un toque más distintivo.

5º UNA BUENA DOSIS DE COLORETE

Una vez que ya has llegado hasta aquí, ya tienes que verte de otra forma muy diferente en el espejo. Pero aún te queda el toque final: una base de maquillaje con una buena dosis de colorete.

Y con esto no te estoy diciendo que te conviertas en una muñeca “pepona”, sino que revitalices tus pómulos con un pequeño toque de rubor en tus mejillas.

6º LA MÚSICA REVITALIZA CUERPO Y MENTE

Como colofón final, para celebrar que he conseguido salir de mi bucle matutino, nada mejor que una buena canción para acabar de pensar que puedo conseguir todo lo que me proponga.

Personalmente, suelo inclinarme por canciones con las que mi imaginación me sube a un escenario a darlo todo, como “Euphoria” de Loreen, o bien, aquellos clásicos que me hacen bailar como si no hubiera mañana tipo “I wanna dance with somebody” de Whitney Houston.

Después de todo esto, ya tienes que notar como la energía invade tu cuerpo y te dices a ti misma:

¡Hoy voy a tener un buen día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola! ¿En que te puedo ayudar?