Madres, no madres y viceversa

madres, no madrers y viversa

La semana pasada, en un intento por grabar un vídeo para contaros algunas de las novedades de esta colección primavera-verano 2018, mi hermana pequeña apareció en escena de forma inesperada en busca de respuestas ante los cambios de comportamiento que experimentamos las mujeres cuando nos convertimos en madres.

He de confesarte que lo bueno de tener una hermana pequeña, soltera y sin hijos es que, además de poder contratarla como canguro, siempre te saca de tu rutina con conversaciones frescas y con consultas de lo más divertidas y variopintas.

Como podrás observar, al final la situación se nos fue un poco de las manos y tan solo te pude mostrar de pasada una de las nuevas piezas de la próxima colección.

¿Adivinas cuál es?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *