Todo lo que tienes que hacer a la hora de hacerte un piercing

mi experiencia con piercing oreja

Jamás pensé que me haría un piercing en el lóbulo de la oreja y, desde este verano, ya me he hecho 3. Esta es una tendencia al alza y, por esa razón, si estás pensando en hacerte algún agujero más, me gustaría compartir contigo mi experiencia e información que creo te podría ser de utilidad.

✦ ¿A dónde acudo para hacerme otro piercing en la oreja?

Una vez tienes claro que te quieres hacer un agujero nuevo en tu oreja para lucir un pendiente más, llega la gran duda ¿dónde me lo hago?. A día de hoy hay dos sitios en los que te puedes hacer un piercing con total garantía: la farmacia y locales especializados en piercings.

En el caso de que no sepas dónde ir yo te aconsejaría que eligieras el sitio dependiendo de la zona de tu oreja en la que quieras hacerte el piercing:

  • zona blanda de lóbulo de la oreja: puedes ir a la farmacia, donde te realizarán el agujero con la pistola tradicional por presión.
  • zona dura como cartílago u otra localización diferente de la oreja: mejor que busques un sitio especializado en piercings en los que utilizan agujas de diferentes grosores, dependiendo de la zona en la que te lo vayas a hacer.
nombres de piercings

Eso si, vayas donde vayas es importante que te asegures de que utilizan unas correctas medidas higiénicas para evitar infecciones, así que asegúrate de que:

  • el material con el que te hagan el piercing esté desinfectado y esterilizado
  • el pendiente que te vayan a poner también
  • te ponen el pendiente con guantes
  • y previamente te limpian la zona donde te vas a hacer el pendiente.

✦ Mi experiencia con los piercings

Cuando decidí hacerme los nuevos pendientes tenía claro que me los iba a hacer en la zona blanda del lóbulo de la oreja, así que directamente me fui a una farmacia.

En una primera tanda me hice un segundo agujero en la oreja a izquierda (junto al que me hicieron al nacer) y a los 3 meses decidí hacerme otros dos: uno junto a los dos de la oreja izquierda y un cuarto en la oreja derecha en el último tramo de lóbulo, justo antes de empezar el hélix, donde todavía es tejido blando.

pendientes en lóbulo oreja
pendiente rayo negro

Al hacérmelos en la farmacia todos fueron con pistola, la cual actúa por presión y es tan rápido que no da tiempo a percibir ningún dolor.

Respecto a la curación y a la cicatrización la verdad es que en general fue buena, lo cual se debe en parte a que durante las dos primeras semanas todos los días me los curaba con alcohol de 96 grados o con cristalmina.

Aún así, tengo que admitir que el agujero que está más cerca del hélix me dio más guerra que los otros dos ya que, aunque no se me inflamó, es una zona que me ha molestado al roce durante mucho más tiempo.

El agujero de la zona más cercana al cartílago fue el que más me ha molestado durante el proceso de cicatrización.

¿Qué efectos secundarios nos podemos encontrar?

Muchas veces, aún empleando todas las medidas higiénicas, puede haber complicaciones a la hora de ponerte un piercing. Ten en cuenta que, a final de cuentas, es un objeto extraño que estás introduciendo dentro de una de las primeras barreras de protección de nuestro cuerpo. Y aquí es cuando me reencuentro con mi yo científico-sanitario para explicarte todos esos efectos secundarios que te podrías encontrar:

1.Infección de la zona

Lo normal al hacerte un agujero en la piel es que la zona esté enrojecida, se endurezca y, al tacto, la notes más caliente de lo normal. Esto es el proceso de inflamación y ocurre porque tu cuerpo se está defiendo de agentes extraños que considera dañinos. Si estás en este punto desinfecta la zona durante unos días y no toques el pendiente, es un proceso normal.

Sin embargo, si notas que no mejora y empiezas a ver que por el agujero del pendiente sale un líquido amarillento (pus), te aconsejo que te quites el pendiente y acudas a tu médico de familia, quien probablemente te recetará una crema antibiótica para curar la infección.

2.Queloides

Uno de los problemas de los que se habla poco es la cicatrización. Hay personas que tienen dificultad a la hora de cicatrizar una herida dando lugar a que, en algunas zonas del cuerpo, el tejido cicatrice hacia fuera de forma abultada. Eso es un queloide.

Por ello, a la hora de hacerte un piercing, sobre todo en la zona del ombligo, simplemente tenlo en cuenta en caso de que ya te haya pasado alguna vez.

3.Reacciones alérgicas

Son producidas por los metales que componen las propias joyas, por ejemplo el níquel. Por ello, cuando vayas a hacerte un piercing asegúrate bien de la composición de los pendientes que te vas a poner y si estos materiales ya te provocaron una reacción alérgica en el pasado.

Y, dicho todo esto, cuéntame tú …

¿Ya tienes pensado dónde hacerte el nuevo pendiente?

PRE VENTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *