Qué hacer cuando no sabes qué ponerte

¿qué me pongo hoy?

¿Y yo qué me pongo hoy? Ésta es una de las grandes preguntas que se han repetido sin parar en la historia de la humanidad y que, a veces, no conseguimos dar respuesta fácilmente…

La astenia primaveral, la falta de sueño, el karma… son algunas de las razones por las que hay mañanas en las que nuestra relación con el armario pasa de ser una relación de amor a un enfrentamiento de mal gusto.

Por suerte, hoy te traigo unos pasos muy sencillos para que cuando te aborde el “¿qué me pongo hoy?” salgas airosa de ese bloqueo lo más rápido posible.

⭐️¿Qué me pongo hoy?⭐️

1. Focaliza: ¿Adónde vas hoy?

Esto es lo primero que tienes que definir, ya que no es lo mismo que tengas que ir a una reunión de trabajo a que tengas la gran suerte de pasar una tarde en un parque de bolas.

Así que, si te levantas muy dormida, métete en la ducha y, mientras te espabilas con un chorro de agua fría, ordena en tu mente adónde tienes que ir para, posteriormente, responder correctamente a la pregunta “¿qué me pongo hoy?”

2.Usa los básicos con los que te veas bien.

Una de las cosas que no tienes que hacer cuando te levantas con el pie torcido por la mañana es hacer experimentos con prendas nuevas que apenas hayas usado. Todo lo contrario, usa prenda con las que sabes que no fallas nunca:

  • vaqueros (si el plan es informal)
  • pantalón de tela azul marino o negro
  • falda de tubo o tipo pareo
partes de abajo básicas

las cuales podrás combinar con:

  • camisas blancas
  • jerseys o tops lisos
  • blazers, si quieres darle un toque más serio
partes de arriba basicas

En caso de ser más de vestidos, los negros lisos son un acierto seguro.

3.Complementa tus básicos

Tras los básicos llega el punto clave con el que conseguirás (o no) dar un giro radical a tus básicos: los complementos.

pompón azul triángulo

Elige aquéllos que sabes que te favorecen, como unos pendientes grandes o con un color llamativo, un collar vistoso o, si lo tuyo no son las joyitas, también puedes utilizar un pañuelo resultón.

De esta forma, verás cómo los básicos cobran vida cambiando el “¿qué me pongo hoy?” por un …

¡alá! ¡qué te has puesto hoy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *