Rubias (de bote) al borde de un ataque de nervios

Rubias(DE BOTE) al borde de un ataque de nervios

Cuando eres madre, vivir estresada es un estado de ánimo bastante habitual… y no hay mejor medicina para liberar tensiones que juntarte con una amiga con la que compartir tus trucos más secretos de supervivencia.

Porque seamos realistas, cuando tienes niños se acabó el ponerte mascarillas (si alguna vez las usaste), plancharte el pelo o pintarte las uñas, a no ser que tengas energía para hacerlo de madrugada, que no es mi caso.

Por suerte, con la maternidad el ingenio se agudiza con el fin de descubrir todos esos tips que te van ayudar no solo a estar guapa, sino especialmente a sentirte guapa.

Lo importante no es estar guapa, sino sentirte guapa.

El post de hoy es muy especial para mí, no solo porque trata un tema que forma parte de la esencia de Pompón de Plata, sino porque además lo comparto con mi rubia (de bote) favorita, Lucía Be.

Lucía es mi prima y, aunque nos hemos criado en ciudades distintas, yo la quiero como a una hermana.

LucíaBe & Pompón de plata

Las dos tenemos 3 lindos retoños, un rubio natural (de bote) que nos ha dado para muchos chistes a lo largo de nuestras vidas y muchas energía positiva para afrontar cada día, aunque sea con un moño mal hecho que nos hicimos al entrar en la ducha.

Siempre que nos vemos exprimimos el tiempo al máximo para ponernos al día de todas las novedades indispensables que se cuecen en nuestras vidas: cómo nos organizamos con los niños, qué nuevos pantalones usamos, nuevas técnicas de tinte rubio y keratina que nos faciliten la vida, etc…

Estas navidades, tras hacernos un breve resumen de todas estas cosas, decidimos que había temas que tratar más a fondo y que, además, debían quedar para la posteridad, así que nos sentamos delante del móvil, le dimos al play y comenzamos a hacer lo que mejor se nos da cuando estamos juntas…¡Hablar, reir y compartir!.

Y con toda esa información hemos creado este vídeo en el que te hacemos un resumen de esos tips de estilo y belleza que toda madre en apuros necesita.

Porque todas tenemos ojeras y mucho sueño, pero al final lo que importa es que sepas que todas navegamos en el mismo barco y que, aunque nuestra talla de vaquero varie sin cesar, siempre hay formas de sacarnos partido.

NUEVO
Agotado
Agotado
Agotado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *